somos mamiferas

Somos mamíferas

Durante el tiempo que llevo en el mundo de la maternidad he visto cómo muchas madres que no han dado el pecho se sienten discriminadas o violentadas cuando les hablas de lactancia, como si las estuvieses enjuiciando al aseverar que la lactancia materna es lo mejor para el bebé, sin importar los motivos por los que no se amamante. A veces tienen razón, pues hay grupos bastante extremos que no hacen más que apuntar con el dedo a quienes no crían como dicen los libros. Otras veces sólo es algo de culpa o el intento desesperado por poner un velo que no permita ver que lo que hemos decidido (o lo que han decidido otros), pudiese haber tenido otra salida. Pero lo que más he visto es cómo se discrimina, a veces solapadamente, a quienes decidimos amamantar a coste de lo que sea y dedicamos la vida a informar y apoyar la lactancia. Conste que digo “decidimos” porque aún cuando hayan pocos casos en los que realmente no se puede, el 98% sí podemos, por lo que es una decisión, no una “suerte”.

Tenemos que lidiar con críticas de toda índole, sobrenombres, incomprensión y comentarios que sin ser malintencionados (a veces), hacen mucho daño…

Cámbialo a su pieza para que deje de pedir… dale un poco de relleno para que duerma mejor…en las noches dale agua para que no se acostumbre a la teta…déjalo llorar porque debe acostumbrarse…tan grande y toma teta??…lo estás mal acostumbrando…ponle horarios a ese pequeño tirano!, se ve que no lo llenas, etc.

somos mamiferasDebo admitir que toda esta lluvia de consejos en la primera parte de mi puerperio hicieron mella en mi conciencia. Cuando el bebé llora y tú lloras con él, que te duelen las tetas, chorrean sangre,  y te han hecho creer que es normal. Cuando te miras al espejo y ves que ya nada queda de ti…de la mujer que eras…que no te puedes ni  lavar el pelo…que no sabes qué te pasa…que deberías estar feliz como las mamás de las revistas…que todo se está poniendo cuesta arriba….que sientes que te desmoronas al mismo tiempo que el bebé reclama a su madre,  que las sombras (Laura Gutman las define como “el rincón de sí mismo que nos resulta impresentable”), han venido a instalarse a tomar desayuno y no se han marchado más…entonces escuchas las críticas/consejos…hasta la más convencida de amamantar alguna vez pensó en seguir alguno de ellos. Y es que somos humanas…con nuestras sensibilidades y nuestras hormonas y nuestras sombras que vienen una y otra vez a machacarnos la cabeza.

Somos mamíferas

Pero poco a poco todo va pasando, te juro que pasa…el sol vuelve a brillar…de pronto todo cobra sentido…de alguna forma la vida se encarga de “vaciarte” durante este caos y dejarte libre para la nueva tú que acaba de nacer junto con la cría. Sí, soy mamífera, al igual que mi bebé, no puedo estar tan equivocada!.  Si nuestro cuerpo puede gestar también puede alimentar, y no hablo sólo de leche, sino de” nutrir”, en todo lo que la palabra considera. El instinto de nuestra especie es lo que nos tiene sobre la tierra desde hace unos 200 mil años. Si dejamos de poner la atención afuera y nos sumimos en el silencio interior, si nos conectamos con nuestra cría, veremos cómo todo se pone en orden pausadamente.

Me miro al espejo luego de los meses de adaptación…veo una mujer distinta que ahora agradece a sus sombras…con las ojeras propias de estar entregándose al amor…donde todo fluye al igual que el río de leche. Miro a los ojos de mi hija y hay una complicidad infinita y un agradecimiento eterno. Descubrí que hay un mundo en el que quiero vivir y es a su lado.

“Todo fluye al igual que el río de leche”

Decaer es normal…pero te aseguro que todo pasará. Pide ayuda, verbaliza lo que sientes, mírate aún más al espejo, busca esa niña perdida y asustada y háblale.

Infórmate, asesórate, hoy en día existe la figura de la asesora de lactancia, que está preparada para intervenir cuando surgen dificultades  y acompaña todo el proceso. Somos madres conteniendo y sosteniendo otras madres. Figura que se ha hecho necesaria por la falta de preparación de los pediatras sobre el tema.

 “Pero mejor aún es abrazar a tu hijo desnuda….ahí…en ese lugar…todo fluye!”

Dulce lactancia!

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

3 comentarios en “Somos mamíferas

  1. Gisselle Charnay dijo:

    Me veo retratada en tus palabras… Y es alentador no saberse sola en esta aventura… Gracias por luchar y no conformarte con esta sociedad injusta y depredadora… Gracias por hablar por todas nosotras… Yo intentó poner mi granito donde estoy, para abrir más caminos y seguir avanzando .. Un abrazo

  2. ESTHER dijo:

    Las que ya han pasado por esto hace tiempo, o lo han olvidado o verdaderamente les ha resultado muy fácil. … porque son las que mas juzgan y en lugar de apoyo te hacen sentir minúscula. ..Hasta que te das cuenta y decides dizfrutar de estos momentos tan mágicos e inigualables. .que aunque a principio son muy duros no hay nada más placentero que seguir unida a tu criatura de esta manera tan cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *