el papel del padre

El papel del padre en la lactancia

En esta ocasión hablaremos de: “el papel del padre en la lactancia”, papel fundamental a la hora de lograr una lactancia exitosa y agradable para madre y bebé.

La lactancia es una decisión libre, más allá de las dificultades, una madre debe sentir el deseo de amamantar a su bebé, las hay que no lo sienten así y también es válido. Cuando hablo de las dificultades que pueden surgir, hablamos de madres con el deseo de salir adelante a pesar de todo, que buscan información y apoyo en grupos, redes sociales, familiares, amigos, profesionales…pero todo se torna más fácil cuando “el padre” actúa como soporte de la díada. Lo pongo entre comillas porque a veces el padre no existe, no está presente, es una pareja del mismo sexo, etc, pero lo importante acá es que alguien desempeñe ese papel para hacer el camino más llevadero, que se entienda que cuando lo nombro puede muy bien desempeñar este papel otro. Hay madres que a pesar de sus intentos sienten el fracaso de su lactancia por diferentes motivos, no en todos los casos se puede, aunque sí en el 98% de ellos. Pero aún cuando esto suceda, el apoyo de esa figura es primordial.

Este texto sólo pretende ser una guía, una sugerencia, tomando en cuenta que cada caso es distinto, que cada familia, mujer y niño es particular.

Veamos entonces, el papel del padre en la lactancia.

el papel del padre en la lactancia

Primero, antes de nacer el bebé es buena idea que el padre asista a talleres de lactancia prenatales, pues no es deber sólo de la madre informarse, el padre supondrá un gran apoyo y puntal para esa díada si está informado y actualizado, y no salir corriendo a comprar un tarro de fórmula ante la primera adversidad, debe estar atento y saber cuándo y dónde pedir ayuda. La madre, sobre todo primípara, muchas veces estará demasiado agobiada con el problema y se le dificultará ver la solución.

Luego, es importante apenas nazca el bebé que la madre descanse y se conozca con él. Que no tenga cabeza para nada más que eso por un tiempo. Si ella lo desea, aunque no siempre lo expresa, es de vital importancia que esta figura defienda ese momento único e irrepetible. Que procure que las visitas sean las menos posibles, y que si las hay sean cortas y no invasivas. Cuando la madre pone al bebé al pecho es ideal que sólo esté ella con el bebé y con el padre si así lo desean. Es una etapa de reconocimiento mutuo en la que se necesita de silencio, observación, tacto, olfato y corazón. Ahí no cabe nadie más. Ya pronto podrán sumarse los que deseen.

Una vez en casa el padre debiese preocuparse de las tareas que la madre ya no podrá desempeñar por un tiempo. Los bebés en sus primeras semanas sobre todo son muy demandantes y la madre está especialmente cansada y preocupada por su cría. No se sientan excluidos, porque esto es pasajero.

Las labores domésticas son un tema que, al día de hoy, aún desempeñan en gran medida las mujeres, aunque esto está cambiando y la igualdad de roles en casa ya se está normalizando, como a mi gusto, debe ser. Pero la mujer siempre estará preocupada de la cena, de si hay algo sucio o si la camisa está planchada. Esta es una invitación a dejar atrás el machismo y hacerse cargo y parte de lo que a todos nos corresponde, en pos de una vida familiar armoniosa. Es de vital importancia encargarse de esas labores que la madre, aunque lo quiera, no podrá desempeñar. Si no hay nadie que las haga pues entender que no pasa nada si los platos están sucios o la ropa sin planchar.

Si en la casa hay hijos mayores es una buena idea llevarlos de paseo o entretenerlos, y hacerse cargo de sus necesidades, para que la madre pueda estar a solas con su bebé, al menos, mientras amamanta, y no esté estresada por la imperiosa necesidad que tenemos todas de salir corriendo ante el primer grito.

Si las visitas quieren venir a casa, y la madre está de acuerdo, el padre ha de procurar que sean visitas cortas y en lo posible de ayuda. Un buen comienzo es pedirles que traigan algo para cenar y ojalá en potes plásticos que luego puedan llevarse.

el papel del padre en la lactancia

El padre puede vincularse con el bebé de muchas formas, y de paso liberar a la madre de algunas tareas, como cambiar el pañal, ropa, bañar, hacer dormir, pasear… En lo personal adhiero con las posturas de quienes postulan que no es del todo bueno que el padre alimente al bebé, y acá dejo una reflexión de Macarena Silva, doula y asesora de lactancia, al respecto…

“Es común escuchar que familias introducen mamaderas, ya sea de leche artificial o materna, a la dieta de recién nacidos o de niños pequeños para que el papá también pueda alimentarlo, pues, de no hacerlo, no generará apego con su hijo. Esta afirmación no puede estar más lejana a la verdad. En todo esto, no podemos olvidar lo que la Naturaleza tiene previsto para la diada mamá-bebé al inicio de su camino juntos: es la madre la que lacta y ese momento de intimidad entre ambos es indispensable para el mejor desarrollo del bebé, quien espera y está preparado para ser nutrido en múltiples dimensiones por el cuerpo de su madre. Ese momento de alimentación del bebé es un ritual, una danza entre dos, lleno de movimientos y actitudes sutiles de ambas partes, que tienen un significado y una repercusión en la salud de ambos. De hecho, la recomendación para las madres que no amamantan es que, a través de la alimentación por mamadera, emulen lo más posible la dinámica de la lactancia materna. Forzar una mamadera es socavar innecesariamente una lactancia que les pertenece, que es parte medular de su sexualidad, en detrimento de la salud de ambos y por extensión, de la familia completa. La alimentación del bebé es mucho más que un traspaso de leche y quien la entrega sí importa. 

Lejos de sentirse excluidos, los padres deben ser capaces de visualizar el rol fundamental que tienen en la protección de este especial vínculo. Para muchas mujeres, el no contar con el apoyo de sus compañeros vuelve la lactancia un camino cuesta arriba si no, imposible. Afortunadamente para los padres, los mamíferos humanos tenemos a las crías más indefensas y con las infancias más largas de todas, por lo que hay mucho tiempo y muchas actividades a través de las cuales cultivar un vínculo profundo y hermoso con sus crías, ninguna de las cuales implica poner entre ellos un objeto de plástico.”

Macarena Silva, mamá de dos, doula y asesora de lactancia en BueNacer.

Si la madre y el padre aún así lo desean, es bueno que sepan que esto puede traer algunas consecuencias. Una decisión informada será una decisión libre.

Hay otro punto que tocaré en profundidad en otro post, que tiene que ver con la depresión post parto, más habitual de lo que uno piensa, y que muchas veces es difícil de detectar por el entorno cercano. Si el padre observa que su mujer tiene llantos y bajas de ánimo sostenidas en el tiempo y se mantiene durante el día, si siente desapego por su bebé, si no tiene ganas de amamantarlo aún cuando no hayan dificultades en la lactancia, si se niega a alimentarse o manifiesta los signos propios de una depresión, es tiempo de pedir ayuda profesional, pues de no hacerlo se puede caer en un cuadro agudo y difícil de revertir.

“El papel del padre en la lactancia en resumidas cuentas es blindar a la díada ante cualquier vulneración o amenaza externa y procurar un ambiente amoroso y tranquilo para que la lactancia se desarrolle de la mejor manera para todos, y esa madre y bebé puedan disfrutar de la maravillosa experiencia de la lactancia materna, un vínculo de amor.”

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

3 comentarios en “El papel del padre en la lactancia

  1. Marita dijo:

    Qué lindo !!!
    Con mi primer bebé no me gustaba dar pecho… Solo di hasta los 3 meses. Y recién ahora me di cuenta que fue por el poco apoyo y contención q tuve con el papá de mi hijo mayor . En cambio ahora … Con mi segundo bebé lo disfruto , ya que mi marido me ha apoyado desde un principio , ya que tenía mis dudas en cómo iba a hacer este segundo periodo , amo la cara de mi bebé cuando espera q le de su tetita!!! Y ya llevamos 6 meses de lactancia ?

    Gracias , muy lindo trabajo ?

  2. Karina dijo:

    Al principio me fue muy difícil porque mis pezones se hicieron herida,pero eso no me detuvo ya que con dolor y todo daba de lactar a mi bb porque se que es lo mejor para ella. Llevp casi 5 meses que mi bb lacta y lo seguiré haciendo hasta.que pueday ella queira. Soy muy feliz viendo amamantar a mi bb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *