fatima

“Mi instinto de mamífera no me dejó descansar”, la historia de Fátima

La historia de Carla, una amiga muy querida, y su hija Fátima, es realmente un ejemplo de que con paciencia, amor y dedicación todo es posible.

Fátima nació a las 30 semanas de gestación en Abril del 2014, luego de una cesárea de urgencia. Pesó 1,520 kg. Su ejemplo de superación es un aliento para todas nosotras. A continuación te dejo su relato…

Mamífera

“Mi instinto de madre/mamífera/animal no me dejó descansar, mis sentidos se agudizaban y mi cuerpo desesperadamente la buscaba, la necesitaba… ya no estaba conmigo y no la tenía cerca para sentirla, olerla, amarla y alimentarla, tenía la sensación urgente de verla, pararme, sacarme la sonda y correr hacia ella, hacia un lugar que ni siquiera sabía dónde estaba.
Al entrar a verla por primera vez, mi mundo se paralizó… ni siquiera recuerdo quién me recibió o quién me habló, sólo recuerdo ese pequeño y frágil cuerpo cubierto de sondas, vías, cables y monitores, que con cada sonido de alerta paralizaban mi corazón por tiempos que parecían eternos.

“ya no estaba conmigo y no la tenía cerca para sentirla, olerla, amarla y alimentarla, tenía la sensación urgente de verla”

Todas las mamás y papás que allí estaban guardaban un silencio respetuoso cuando alguien nuevo llegaba, ellos sabían mejor que nadie el sentimiento de terror e incertidumbre que allí se vivía y siempre tenían una mirada cómplice para entregar.

De ellos no recuerdo bien sus nombres, el de sus hijos e hijas me será imposible de olvidar, cada uno de esos pequeños luchadores tenía una familia maravillosa esperando su evolución, algunas con hijos nacidos de 24 semanas de gestación, de lugares lejanos, de viajes eternos, de soledades, hambre, cansancio, penas y desesperación.”

Esos padres incondicionales…

“La mamá de Ignacio, que viajaba todos los días desde San Antonio y dejaba allá a dos hijos para ver a su pequeño, que le dijeron que su hijo moriría y se lo entregó a Dios… qué fortaleza, yo jamás le entregué a Dios la vida de mi Fátima, sólo le pedía que estuviera bien porque sentía que si la “entregaba” podía tomarme la palabra…

La mamá de Martín, que temía lo trasladaran al Hospital público porque podía infectarse y que sus temores se hicieron realidad apenas se produjo el traslado.

La mamá y el papá de María Jesús, cuya melliza Florencia estaba en otra clínica y que debían dividir su tiempo y multiplicar su esfuerzo. Nuestra Fátima se convirtió en la “trilliza”, pues tuvieron evoluciones muy similares y hasta ahora mantenemos una linda amistad.

Los papás de Maite, una exquisita niña con síndrome de down que debió pasar por varias cirugías con apenas días de nacida, su papá siempre tenía una sonrisa y una buena anécdota para contar.

La mamá de Martina, que venía desde Melipilla buscando un cupo UCI… cuando lo encontró ya era demasiado tarde para su guagüita.

Los papás de Facundo que sólo necesitó tratamiento antibiótico por siete días, pero que se convirtió en una de mis grandes amigas por su fortaleza, apoyo y ratos de alegría en nuestras visitas.

Los papás de Luciano, que se fue de alta muy rápido, pero dejaron huellas de amistad imborrables en nosotros.

La mamá de Vittorino, cuyo llanto desgarrador y gritos de auxilio jamás olvidaré.

Para ellos y ellas nuestros respetos y profunda admiración.”

La historia de lactancia de fátima

Si bien la lactancia en prematuros puede complicarse, ya sea por estar el bebé hospitalizado, o porque aún no tiene la fuerza necesaria para succionar, con dedicación y apoyo adecuados, se puede lograr. Fátima fue alimentada desde sus primeros días con leche materna.

 “El mismo día que nuestra Fátima nació, una tía-amiga del alma de mi mamá, me dijo que era muy importante que empezara a sacarme leche para que mi niñita pudiera tener para cuando pudieran darle. Hasta ese momento ni siquiera había pensado que podría producir leche.

fatima

Carla y Fátima

A primera hora del día siguiente el extractor se convirtió en mi compañero y aliado, y aunque no lo imaginé, seguiría siéndolo por 70 días más.

Leí sobre los increíbles beneficios de la leche materna en prematuros y me propuse guardarla hasta que mi princesa llegara a casa. Mis amigas fueron las más entusiastas para ayudarme a conseguir frascos para almacenarla y congelarla en nuestro refrigerador.

“el día que toleró los primeros 3 cc. de mi leche, supe que todo esfuerzo valdría la pena”

Reservé también dos horas diarias en el lactario, para dejar la cantidad necesaria para cuando pudiera empezar a tomarla… el día que toleró los primeros 3 cc de mi leche, supe que todo esfuerzo valdría la pena. Cuando Fátima cumplió la semana 34 al fin pude ponerla en mi pecho y mis lágrimas fueron testigos de la emoción que sentí.fatima

Hoy, aún mi refrigerador conserva un par de leches congeladas, las demás no fueron usadas por mi Fátima, pues a sus siete meses mantenemos lactancia materna exclusiva y a libre demanda. Esa leche se convirtió en el alimento de Cristiancito y de Florencia, dos preciosuras que se convirtieron, sin quererlo, en hermanitos “de leche” de mi Fátima.”

Carla Maldonado Torres

Al día de hoy, Fátima tiene 2,4 años y es una hermosa guerrera feliz y sana.

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

6 comentarios en ““Mi instinto de mamífera no me dejó descansar”, la historia de Fátima

  1. Monica dijo:

    Tu historia me hizo volver casi seis años atrás…el silencio cuando un nuevo niño entrava en la uvi…y el apoyo de los padres entre nosotros…
    En mi caso mi niña estuvo 30 días alimentada con sonda x mi leche…y una vez salimos del hospital fue todo viento en popa…. 45 meses de lactancia!
    Si tienes apoyo e información se puede!

  2. claudio dijo:

    Soy el Papa de la Flo y la Jesus… tu instinto de mamifera le dio de comer a la Flopita nuestraa vicencias nos cruzaron e hicieron que perdurara nuestra amistad en el tiempo… ea impoaible no recordar el dia que entraste en la UCI neo…eras otra persona, con suerte caminabas..pero ahi llegaste tolerando todo tipo de dolores a ver a tu hermosa beba..
    es complejo seguir escribiendo cuando se mojan los ojos…miles de recuerdos de anecdotas y miles de ruidos y mangueras que no quisiera ver nunca mas…
    gran ejemplo y mil gracias por la leche por ser geandes padres y por q nuestras hijas podran decir en el futuro que tienen unas super mamis!!!

  3. Alicia dijo:

    Lloré! Es hermoso el coraje y fuerza que te da la maternidad y el instinto de mamífera… abrazos para estas dos luchadoras ❤❤❤

  4. Mariana dijo:

    Hermosa historia de amor y generosidad!! La importancia de un banco de leche materna, podria salvar o ayudar significativamente a muchos prematuros o bebes en general. Amo la lactancia materna, para quienes hemos podido llevarla, sin duda marca con una marca imborrable de amor, nuestra maternidad, es como la prolongación del cordón umbilical. Finalmente, gracias por publicar tan linda historia👏💑

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *