buena madre

Te has cuestionado si eres lo suficientemente buena madre?

Yo a diario, y creo que es algo que ciertamente viene de la mano de la maternidad, es como el paquete indeseable que viene por añadidura cuando somos madres, sobre todo hoy en día que han aparecido tantas evidencias y estudios acerca de muchos temas relacionados a la maternidad y la crianza. Si decides criar de manera respetuosa te encuentras con una horda de bienintencionados que te tratan de hippie, talibana, hasta eres motivo de lástima para algunos, cómo vas a andar con el crío colgando y con la teta afuera no?. Por otra parte, si decides criar a la antigua, a la antigua de nuestras abuelas digo, con rigor, porque eso es lo que has visto que ha resultado, poniendo el interés del adulto por sobre el del niño, o porque sencillamente así te sale de adentro hacerlo y siempre lo haces pensando que es lo mejor, también recibes críticas. Al final, nunca nadie está contento con nuestra elección de crianza, pero, está ahí el foco realmente?

Vivimos en una sociedad poco empática, en la que gana el más productivo, el más exitoso, el que le logra poner un pie encima al de al lado.

Pero qué es ser una madre “exitosa”, más bien, una “buena” madre?

Según lo veo yo, y ojo, que no soy ninguna experta, sólo hablo desde mi propia maternidad, es una respuesta que no podemos darnos a nosotras mismas, pero sí creo que empieza por ser la que ha luchado por sus hijos, da igual si está en casa o fuera, da igual si le ha dado pecho o biberón, si cría con “apego” (qué mal puesto que está este término), o cría como le sale de adentro, o como piensa que es mejor. Da igual si usa fular o coche, si lo pone en el suelo o en el andador. Pienso que todas (hay excepciones por cierto), hacemos lo mejor que podemos con las herramientas que tenemos, ya sean físicas o intangibles.

Lo que sí considero necesario es que cada una de nosotras se haga cargo de sus decisiones y que ojalá sean informadas y no por imitación, “porque a mi mami le funcionó” o “porque a mi cuñada le fue bien así”. Creo también que debemos ser un mínimo de auto exigentes cuando se trata de la maternidad, y no conformarnos con el “desde”, hoy en día hay mucha información y se ha visto que muchos de los patrones y modelos antiguos llegan incluso a tipificarse como maltrato infantil. En otras palabras, es nuestro más grande e importante trabajo, y así debemos tomarlo, con la misma rigurosidad e impecabilidad con que desempeñamos cualquier otro.

Las sombras de una madre…

Las sombras son propias de las madres, nadie mejor que nosotras sabemos lo que es, sombra de nuestros antepasados, de nuestra propia crianza, de nuestras trancas, de nuestras pasiones ocultas.

“Nadie mejor que nosotras sabemos lo que es el desvelo, los llantos a escondidas, el cansancio crónico”

Esa sombra que aparece cuando miras de frente al espejo, esa que te señala con el índice, que te dice que no eres lo suficientemente buena, lo suficientemente capaz. Que te hace cuestionarte tu labor. Que te dice que pedir ayuda es de débiles, porque si tu suegra se la pudo con 5 cómo no puedes con uno solo, esa que te dice que el problema eres tú, que da igual que sientas que se te viene el mundo abajo, hay que rendir igual. Esa que se transforma en tu voz interior a lo largo de todo el puerperio y que te dice  “Ayyyy Juanita!!, otra vez con tus miedos”, con tono inquisidor.

Estamos haciendo bien?

Creo que esta pregunta sólo tiene una respuesta, y está en los ojos de tus hijos. No en el dueño del almacén, no en los amigos bienintencionados, no en el pediatra, no en el psicólogo, no en buena madrelos libros de González ni Jové. No. Está en los ojos de quien miras día a día, ese que clama tu presencia cuando menos lo esperas, ese que necesita de tu aprobación, de tus besos, de tu alimento y consuelo. Ahí es donde debes mirar. Te aseguro que esa mirada inequívoca te dará las luces que necesitas para continuar. Te aseguro que eres lo mejor que le ha podido pasar, pienses lo que pienses de ti.

Entrégate a él, déjate fluir. Que se calle el espejo y los demás, que alce la voz el que tenga autoridad, y ese, mujer, es uno solo. Tu hijo.

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

2 comentarios en “Te has cuestionado si eres lo suficientemente buena madre?

  1. Karina dijo:

    Que bello testimonio, hace pensar que todo lo que nos moviliza en nuestra maternidad y desde ahí tenemos nuestra meor herramienta, cuando amamos nos informamos y cuando amamos hacemos lo mejor para ese ser. Felicitaciones Paz!!!

  2. pamela dijo:

    precioso¡¡¡ la verdad que la sociedad te hace a veces dudar y es una pena , porque nadie es mejor que nadie y eso deberíamos grabarnoslo en nuestra mente todas y disfrutar mas de nuestros hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *