un bebe que toma pecho

Cómo es un bebé que toma pecho?

Un bebé que toma pecho es un bebé agradecido, un bebé contento, cuyas necesidades han sido oídas y satisfechas. Un bebé de pecho es un bebé sano, sociable, inteligente. Es un bebé que ha generado apego profundo y un lazo indestructible con su madre.

Pero también los bebés de biberón. Sí. Porque me molesta leer todos los días a mujeres que aseguran que un bebé de biberón será un niño enfermizo o desapegado. Sabemos perfectamente las bondades de la LM, es ARCHI sabido. No creo que hayan muchas madres que sabiéndolo opten por la fórmula por mero gusto, las habrán que no saben que existe ayuda de asesoras y expertos en lactancia, pero todas y cada una sabe que la LM es lo natural para un bebé.un bebe que toma pecho

Las probabilidades de que un bebé que no ha tomado leche materna desarrolle ciertas enfermedades es eso, probabilidades, no una sentencia de muerte. Lo esencial es que los padres se informen, y que la madre sepa a qué renuncia cuando decide no dar pecho, tanto en beneficios para el bebé como para ella misma, pero es una decisión personal.

Y ojo, que no defiendo la fórmula, defiendo el derecho de las madres a elegir y el derecho de esos niños a no ser encasillados o clasificados como despegados y enfermizos. Puede ser, puede que no. La teta no es el único vínculo posible. La teta no es infalible. Y el bebé no sólo se alimenta de leche, hay otro tipo de nutrición afectiva que no pasa ni por el pecho ni por el biberón. Lo mejor para ese niño es un entorno amoroso, padres que estén atentos a sus necesidades, una madre contenida y sostenida, sana y tranquila.

Por qué en vez de juzgar a esas madres y sentenciar a esos niños no informamos desde el amor?

Yo me sentí juzgada, primero por otras madres, luego por mí misma. Juzgada por no informarme sobre el parto natural y juzgada por no saber quién era el señor Carlos González. Siempre he dicho que es nuestro deber como mujeres/madres informarnos, y tomar nuestras decisiones desde ahí, y lo sigo pensando, pero a veces, no tenemos idea que esa información existe. La culpa se fue cuando entendí que sí me informé con las herramientas que tuve en ese momento. Hoy trato de que al menos las mujeres con las que me relaciono día a día tengan más herramientas y sepan que no todo lo que creen es así. Cuando vienen a verme les pregunto si han llegado por decisión propia o por presión, y cuáles son sus expectativas. Muchas me han dicho que quieren una lactancia mixta, y está bien.

“Hay madres que han intentado amamantar y lo han dejado a la semana del parto, con grietas en los pezones y dolor en el alma. Madres seropositivas que han optado por la lactancia artificial para excluir por completo la posibilidad de transmitir el VIH a sus bebés por la leche. Madres que sufrieron abusos sexuales en a las que la sola idea de que el bebé succione su pecho les produce un profundo malestar. Madres anoréxicas o bulímicas a las que alimentar a sus bebés les supondrá un esfuerzo gigantesco y tal vez una recaída. Madres que son maltratadas en sus partos y que salen del paritorio anuladas y sin ninguna energía para poder sostener a sus bebés. Madres que adoptan y madres consiguen serlo tras haber superado un cáncer.”
Ibone Olza

Las madres pueden tener muchas razones y no tenemos por qué exigírselas o preguntárselas. La cultura del amamantamiento se ha perdido, por la irrupción de la fórmula, que se aprovechó del nicho, por la incorporación de la mujer al trabajo y por la falta de referentes (en mi familia he visto sólo un par de veces dar teta), y hacer responsables a las mujeres es no saber cuál es el verdadero y gran culpable.un bebe que toma pecho

Defender la lactancia materna no puede ser lo mismo que atacar a quien no opta por ello. No hablo de informar, no, eso me parece bien, sino de atacar directa o indirectamente a una mujer con frases como: eres mala madre, no fuiste capaz, no te esforzaste lo suficiente, más adelante verás las consecuencias, o cosas por el estilo.

Y no se trata de normalizar la fórmula, la fórmula YA ESTÁ NORMALIZADA, por desgracia. Lo que hay q intentar es normalizar la lactancia nuevamente, de la mano de la información y el empoderamiento, pero esto no puede ser por obligación. La lactancia debe vivirse desde el disfrute de madre y bebé, no es un sufrimiento por el que haya que pasar, si así lo sentimos, ya estamos mal.

“Culpabilizar a una mujer por no dar pecho es lo mismo que culpabilizarla por no tener relaciones sexuales cuando no desea hacerlo.”

Muchas veces me he visto dando mensajes violentos, informativos pero violentos, y debo disculparme por ello con todas quienes sintieron que se las apuntó con el dedo. Esto no quiere decir que acepte a quienes me agreden sólo por informar, aunque entiendo que desde la culpa el que informa es siempre el tirano. Ser lactivistas a veces nos vuelve violentas en el mensaje, pero el dedo apunta a la industria que ha normalizado el biberón, aprovechándose de las circunstancias.

Mujer, yo soy asesora de lactancia, eso no me define ni me hace tu enemiga, es sólo uno de mis trabajos. Yo seguiré alentando a las mujeres para que amamanten, siempre que sea su deseo, seguiré informando para que sepan que sí se puede y que si pueden y desean elegir sepan por lo que optan. Seguiré diciendo que dar un alimento que brota de tu cuerpo es maravilloso, como todo lo que nos da la naturaleza, pero es como YO lo siento desde mi experiencia dando el pecho. En mi camino de acompañamiento me ha tocado sostener a madres que han decidido dar fórmula, o que no han tenido otra. Porque el apoyo a otra mujer no pasa sólo por una teta.

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

5 comentarios en “Cómo es un bebé que toma pecho?

  1. Carolina dijo:

    Gracias soy una mamá de. 3 hijos.con cada uno he dado la lucha para amamantar y no lo he logrado, gracias por tu empatía y no juzgamiento, gracias por que..no es.fácil.dar un biberón sabiendo que la.leche materna es lo mejor para él, gracias

  2. Nydia Vázquez dijo:

    Me encanto el artículo. Soy mamá de dos hijos que se llevan de diferencia 15 años. A los dos los he lactado y me siento feliz. Pero también mi reconocimiento para las madres que optaron por la fórmula porque eso no les quita el orgullo de ser madres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *