basta de guerra

Basta de guerra entre las madres

Sí, por favor, basta de guerra. Desde que entré a este mundo de la maternidad, y más específicamente el de la lactancia, he quedado sorprendida con la violencia que existe por parte de ciertos grupos hacia otros tipos de crianza. En este caso de grupos de mujeres donde abundan expresiones como “talibanas”, “madres perfectas”, “fanáticas”, “sectarias”, «tetanazi», y un largo etcétera,  hacia quienes dan teta y/o practican la crianza respetuosa  (y digo en ESTE caso, porque lo mismo sucede en grupos intransigentes donde se critica a las madres que deciden dar biberón o usar cochecitos, olvidando que la base de criar respetuosamente es respetar al de al lado).

Debo decir que no hay nada que me descomponga más que leer a mujeres incitando a otras mujeres a violentarse. Cada madre cría como quiere y como puede, y no es adecuado descalificarse. Tampoco es adecuado postular algo que no esté respaldado o que sea riesgoso para la madre o el niño, basado sólo en experiencias o prejuicios.

basta de guerraEl mundo de la maternidad está lleno de culpas, y creo necesario que, para que esto no suceda, tomemos decisiones libres e informadas. No porque yo tuve una cesárea o porque no di pecho me negaré a acoger información actualizada y fidedigna, o me iré en contra de quienes la entregan, o en contra de las madres que dan teta o paren a sus hijos de forma natural. Creo que hay que ser responsables en lo que decidimos, si decidimos dar biberón está bueno que sepamos sus riesgos y consecuencias, como lo hacemos cuando tomamos un medicamento, aunque debamos tomarlo, a veces para permanecer con vida, nos informamos de sus riesgos y efectos secundarios, o no?. Jamás he visto a un médico apuntado con el dedo o llamado “talibán” por informar a un paciente sobre los riesgos del medicamento que le está prescribiendo.

Estoy hasta la coronilla de los famosos bandos de madres, qué es eso??. Yo te explico…

La industria de la manito con la sociedad patriarcal y adultocentrista, ha hecho un trabajo de joyería con nosotras, se ha encargado de hacernos creer que la fórmula es la solución a todo y encima con publicidad de niños y madres felices (lo que viola el código de sucedáneos), se ha encargado de que dejemos de confiar en nuestros cuerpos y en nuestra capacidad de alimentar, nos ha convencido de que necesitamos el cochecito y el chupete, de que debemos parir acostadas y con ayuda, de que necesitamos un medicamento para producir leche, otro para que nuestros bebés duerman, y de que el trabajo es absolutamente incompatible con dar teta. A esto sumémosle el acoso a las madres que dan pecho en público. Entonces nos desconectamos, nos compramos completitos todos estos mandatos y entramos en guerra entre nosotras, unas porque dan teta, y las otras porque dan biberón y eso es palabra del señor (pediatra jejeje).

Yo más que nadie tengo claro que la fórmula es necesaria en algunos casos, tengo claro también que cada mujer es  y debe seguir siendo libre de tomar sus propias decisiones, pero me parece que habla muy mal de nosotras que por miedo a la culpa miremos hacia otro lado y rechacemos la información, o nos lancemos encima de quien lo hace.

“Quienes manejamos información actualizada tenemos el deber de entregarla”

Eso no nos hace fundamentalistas ni fanáticas, simplemente nos hace madres con manejo de información, y entregarla debiese ser un deber. Nadie intenta convencer, menos imponer u obligar, y quien lo hace está mal de la cabeza. Cada una decide, y eso,  es respetable.

Más amor, más contención, más tribu, más acompañamiento…menos violencia y menos juicio, a NADIE.

Basta de guerra entre las madres!

El tiempo no está para perderlo, y nuestra energía podría ser más útil en otro sitio…

Nos hacemos cargo?

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *