las-14-causas-mas-comunes

Abandono o fracaso de la lactancia, las 14 causas más comunes

Antes de empezar, me gustaría aclarar que el término “fracaso”, se define como el resultado adverso de algo que se esperaba sucediese bien, por lo que, objetivamente, se habla de la lactancia cuando no ha resultado, es decir, cuando el bebé termina tomando mayoritariamente o exclusivamente fórmula antes de los 6 meses, y no de un fracaso como madre.

Muchas son las razones que hacen que una mujer abandone la lactancia, o sienta que no ha funcionado.

14 causas más comunes del abandono

Queda con hambre

Esta es la razón por la que la mayoría de las madres abandonan la lactancia exclusiva. Sienten que el bebé no se llena o queda con hambre luego de las tomas, y no saben que si el peso y el estado general del bebé están bien, no es un problema de producción, sino más bien, y muy probablemente, una crisis de lactancia, en la que el bebé necesita producir más leche que la que ya hay, y puede tener comportamientos como llorar en la teta, estar irritable, tironear el pezón, e incluso rechazar el pecho, entre otros. Con una buena guía y apoyo estas etapas se transitan de manera mucho más fácil, pues es pasajero.

También observamos que si un bebé en efecto no está subiendo adecuadame te de peso, en vez de buscar y solucionar la causa, se introducen biberones. Y como el problema posiblemente sigue estando detrás, el bebé termina con lactancia mixta. Es por esto que es importante buscar ayuda adecuada.

Encuesta nac. de LM, Minsal 2013

Encuesta nac. de LM, Minsal 2013

Dolor

Otra de las causas del cese de la lactancia, sobre todo en la etapa inicial. A las madres nos han convencido de que dar pecho tiene que doler, incluso que los pezones se rompen, pero lo cierto es que nada de esto es normal. Es habitual, pero no normal. Por lo general se trata de un problema de postura o acople que una asesora puede solucionar fácilmente. Incluso sin este apoyo muchas madres logran mejorar viendo videos e informándose, el problema es que cuando no lo logra, piensan que ya no pueden hacer nada y se dan por vencidas.

Trabajo de la madre

En nuestro país las mujeres que trabajan fuera de casa deben volver a incorporarse a la fuerza laboral a los escasos 5 meses y medio del bebé. Este tiempo varía de país en país, pero sea cuando sea, la madre que desea seguir con su lactancia debe hacer un banco de leche y seguirse extrayendo a diario. Muchas no tienen ganas de hacerlo, otras se ven imposibilitadas porque en sus trabajos no les facilitan el espacio ni el tiempo, pero la gran mayoría que se lo propone, aunque cueste trabajo, logran compatibilizar.

Medicamentos o enfermedades

Otra causa común. Poco se sabe sobre lo que efectivamente traspasa a la leche materna, sobre todo si se trata de medicamentos. Se piensa que al igual que en el embarazo, la mujer lactante no puede ingerir ningún medicamento, por lo tanto cuando se enferman, la indicación de muchos médicos es el abandono de la lactancia. Esto es porque los laboratorios no tienen estudios de compatibilidad, y en sus prospectos ponen esta restricción a todos los medicamentos por igual. Lo cierto es que el 90% de ellos son compatibles, para ello basta con revisar e-lactancia.org, sitio hecho por pediatras especializados en compatibilidad.

Los opinólogos

Cuando una mujer está en puerperio, sobre todo si es primípara, se encontrará con una lluvia de bienintencionados consejos de su entorno, por lo general desactualizados. Si esa mujer está vulnerable y poco empoderada, es muy fácil caer en prácticas poco recomendables, como dar biberones de ayudita, introducir chupetes prematuramente, poner horarios a las tomas, etc. El principio del fin.

Expectativas

Este es un punto muy importante, porque muchas mujeres comparan a sus bebés, incluso si 14toman fórmula o leche materna. Esperan que el bebé coma y duerma, y esa expectativa genera ansiedad cuando se dan cuenta que un bebé llora. Sí, llora, y a veces bastante. Porque tiene frío, porque tiene sueño, porque está cansado, porque le duele algo, porque tiene pis, porque está enojado, porque quiere a su mamá…en fin. Todos los bebés son diferentes, pero es importante saber que no sólo comen y duermen, y que si llora, no necesariamente es porque tiene hambre.

Desinformación

Grave, gravísimo, pues mucha de esta desinformación está dada por profesionales de salud desactualizados. Por eso yo aconsejo a todas las mujeres que deseen dar pecho, que se informen antes, ojalá hagan un taller pre natal, y que sepan distinguir entre un buen y un mal consejo, y entre un profesional actualizado y otro que no. Tomar lo que dice la abuelita como verdad absoluta tampoco es muy recomendable, muchas de nuestras abuelas y madres vivieron en pleno boom de la leche de fórmula, cuando la mitología se empezó a regar como bombas racimo, de la mano de los fabricantes, o vienen con el consejo “es que antes…”, y la verdad es que antes, no se sabían muchas cosas que hoy sí.

Poco apoyo

Hoy por suerte existen monitoras y asesoras, que hacen un poco el papel de las mujeres que antes nos acompañaban en el puerperio, y que cuando se diluyó la tribu se perdió. Las mujeres que damos pecho somos también discriminadas si nos sacamos la teta donde al crío le de hambre, o falta apoyo en nuestro lugar de trabajo para mantener, fomentar y potenciar la lactancia.

Falta de referentes

Y sí. Hemos perdido referentes, porque hoy en día es más normal ver una mujer dando biberón que una mujer dando el pecho. Me atrevería a decir que pocas mujeres de mi generación fuimos amamantadas de manera exclusiva y continuada (más allá de los 6 meses), y en nuestras mentes cuesta encontrarse con algún recuerdo de la tía que daba teta. Prueba de esto es que la mayoría al tener al bebé por primera vez en brazos le ofrecemos el pecho en posición de biberón.

Irrupción de la fórmula

Mi punto favorito. Estamos todas de acuerdo, hasta las más puristas y activistas, en que la leche14-2 de fórmula es necesaria en algunos casos. En casos en que el beneficio supere al riesgo de no dar leche materna, como cuando corre peligro la vida del bebé y no hay, por alguna razón, leche materna para alimentarlo. El tema es que gracias a las malas prácticas y a pasarse por el aro el código de comercialización de sucedáneos de leche materna, nos han invadido con publicidad, y nos han convencido de que no somos capaces de producir el alimento suficiente para nuestros bebés, y ahí, están ellos, los todopoderosos, para “salvarnos” y mostrarnos el camino. Lo cierto, es que sólo un 5% de las madres necesita realmente de esa leche, todo el resto fue mal informada o poco apoyada, o convencida de una seudo liberación, que habla de la necesidad de hacer “independientes” a los bebés desde pequeños, para que las madres puedan hacer “de todo”. Nada más alejado de lo mamífero.

Cansancio

Alguna se preguntará, cansadas de qué, si es más cansador hacer biberones, levantarse de noche, etc. Y sí, yo he vivido ambas caras de la moneda, y la verdad es que ambas cosas son cansadoras. Lo que sucede es que la teta es una de las tantas formas que hay de sostener a otro ser humano, no sólo es darle leche, y como forma de contención y sostén, cansa, mucho. Muchas madres se ven tan agobiadas que deciden introducir biberones.

La certeza de que se está alimentando

Y esto también lo he pasado, de hecho una vez escribí sobre la adicción a los biberones (por parte de las madres), y el por qué es tan difícil dejarlos. La certeza de que tu bebé se está alimentando genera una tranquilidad infinita, VER como traga y saber exactamente cuánto, deja a muchas con esa sensación de calma. Pero para las que se creen esto, déjenme decirles por experiencia, que no hay nada más placentero, que te entregue más poder y confianza que VER cómo crece tu hijo alimentado de tu pecho.

Falta de confianza

Y tomando el punto anterior, he observado que muchas abandonan la lactancia, o dejan de luchar, porque han perdido la confianza en sus cuerpos y sus crías. La naturaleza es muy sabia, y si nuestro cuerpo pudo gestar, también podrá alimentar, en la enorme mayoría de los casos.

Partos violentos

Qué tiene que ver esto?, muchísimo!. Cuando un parto es irrespetuoso, violento y han separado a la madre de su cría, lo más probable es que esa madre pierda toda la confianza que tenía en sí misma, que se sienta cosificada o infantilizada, que pierda poder y sienta que no es capaz de nada. Es alarmante el número de mujeres que tienen problemas con su lactancia por falta de confianza, y es alarmante ver las cifras de cuántas de ellas han sufrido violencia obstétrica.

Así que si tú pudiste dar pecho de manera satisfactoria, comparte esta información para que cada vez más mujeres se informen, se empoderen y empiecen a creer en sí mismas. Que no nos roben nuestras lactancias!

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

3 comentarios en “Abandono o fracaso de la lactancia, las 14 causas más comunes

  1. Yara Saldaña dijo:

    Hola te escribo desde Colima México, solo para agradecer tu empeño en la defensa de la lactancia materna, eres de las que he encontrado con más garra para defender el tema. Gracias porque las mamás inseguras, mal informadas, etc, necesitamos justo eso, ver que alguien le importa que yo de la teta y que defiende el tema con entrega y real interés. Lo digo por mi obviamente, es mi tercer bebé y gracias a tu página y otras he podido dar a mi bebé exclusivamente mi leche. Cuanta falta me hicieron con mis otras dos nenas, un biberón de “refuerzo” parece tan inofensivo pero mata la lactancia como un virus silencioso e imperceptible. Poco a poco ganando terreno. Ahora totalmente confiada en mi cuerpo, empoderada como tú defiendo la teta a capa y espada y ver crecer sano y feliz a mi gordo no tiene precio. Gracias porque me has devuelto lo que el sistema me había quitado, el don de CRIAR a mi bebé sin necesidad de dinero, bueno…así como fue el maná del que habla la biblia.

  2. Camila Cerda dijo:

    Me senti identificada con muchas de esas razones, a mi primera hija solo le di pecho hasta los tres meses porque que me decían que mi leche era muy aguada y que no la llenaba, que quedaba con hambre y me termine de convencer cuando en vez de subir de peso, bajo. Me sentía muy inútil al no poder alimentarla. Ella ahora tiene 3 años y esta muy sana gracias a Dios. Hace 5 meses nació su hermana y estamos a pura lactancia exclusiva, a libre demanda como se dice; es una experiencia tan agotadora pero tan linda que si pudiera regresar en él tiempo para seguir dándole pecho a mi primera hija lo haría.
    Me siento feliz y orgullosa de estar en etapa pero no puedo evitar sentirme culpable por no repetir esta experiencia con mi primera hija, solo por desinformación y malos comentarios. Ella adora a su hermana y hasta me pide que le de la teta cuando llora, la incluyo lo mas que pueda o hasta donde ella quiera, para que cuando vea a otras mamitas amamantar sea de lo mas normal.
    Me encanto la pagina que rico que este ya no sea un tema “tabú” hay que informarse sobre los pros de la lactancia y la bonita experiencia que te deja
    Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *