rescate

Nadie salva tu lactancia más que tú

Hoy quiero hablar de lo importante que me parece que las mujeres tomemos las riendas de nuestro cuerpo, nos informemos y nos hagamos parte de todo cuanto nos pasa. Hablo sobre todo de los procesos propios de la mujer y que hoy nos han arrebatado, como lo son parto y lactancia. Nadie salva tu lactancia más que tú.

Cuando una díada atraviesa por una dificultad en su lactancia, es lógico querer buscar apoyo. Muchas buscan ese apoyo en el equipo médico, otras más informadas (porque se han percatado que la mayoría de los profesionales de la salud no están actualizados en el tema), lo buscarán en asesoras de lactancia. Pues aquí, la labor de la asesora debiese ser sostener, guiar, desmitificar, facilitar, apoyar y mostrar el camino para la resolución de dicho problema.

Cuando oigo frases como “otra lactancia salvada”, o “al rescate de una madre” por parte de mujeres que desempeñan esta labor, me dan como retorcijones en el estómago. No hay nada más egótico, violento e injusto que atribuirse el “éxito” que han conseguido esa madre, bebé y familia. El camino es de ellos. Es lo mismo que sucede cuando el equipo médico se atribuye el parto de una mujer y la invisibiliza e infantiliza.

Uno de los mandamientos del patriarcado es “no pensarás y no harás nada por ti misma”. Si norescate permitimos a esa madre encontrar el camino, obviamente entregando las herramientas, y sólo nos limitamos a dar indicaciones sin que esa mujer se haga parte de su proceso, ni se cuestione nada, no estamos entonces infantilizando y perdiendo una excelente oportunidad de que se empodere esa mujer?. Finalmente esa mujer queda como la niña desvalida que necesita ser “salvada” por otro.

Así mismo reflexiona Macarena Silva, Asesora de Lactancia y Doula de BueNacer“Desde mi perspectiva, un elemento esencial que debe considerar cualquier acompañamiento en cualquier etapa del camino a la maternidad, y muy importantemente en el puerperio, es el afán de empoderamiento de la mujer. El acompañamiento que se hace desde una posición de poder, no es el que ella necesita en ese momento. Es la madre la que con su cuerpo alimenta a su hijo o hija. Es ella la que con su poder, confianza y perseverancia supera las dificultades que se puedan presentar en el camino. Un buen acompañante – ya sea una asesora o consultora de lactancia, doula, matrona, médico- no puede privarle a la mujer la experiencia liberadora de reconocer su victoria y reclamarla para sí. Ese es un derecho que la madre se ha ganado con creces. Y es un paso esencial en su proceso de (re)conocerse como mujer madre. Las y los acompañantes podemos entregar información y educar, de hecho, es parte de nuestra labor. Pero esa educación tiene que siempre estar orientada a que la mujer sea más libre a partir de lo que le entreguemos, que se sienta más capaz de tomar sus propias decisiones, de decidir su propio camino junto con su hijo. Si no es así, reproducimos relaciones de dependencia tóxicas e infantilizadoras que nos han hecho mucho daño a las madres por generaciones.”

La madre y el bebé no son sujetos a ser rescatados. Las asesoras no vamos al rescate, no salvamos a nadie. Para conseguir el objetivo de volver a las raíces y refrescar un poco la memoria olvidada en nuestro cuerpo, siento que debemos permitir a las mujeres que encuentren su propio camino.

La lactancia es, según yo, un 90% emocional. Con esto no quiero decir que no hayan problemas puntuales de índole mecánico o fisiológico, como corregir una postura o un agarre, o alguna afección clínica. Lo que quiero decir es que todo puede tener un origen emocional/vincular que hay que indagar de la mano de esa madre/familia. Y para encontrar la raíz del problema yo te extiendo la mano y te entrego herramientas, no te salvo, no me pongo por sobre ti.

Patologizar la teta es algo que me pone de mal humor, y habla de lo desconectados que estamos aún de nuestros procesos, cuerpo/alma/emoción.

Ir en apoyo de esa diada no es una urgencia médica. La única y verdadera urgencia es terminar con ese delirio mesiánico.

 

Comunicadora, Asesora de Lactancia, Co-fundadora de la Red Nacional de Asesoras de Lactancia Chile, Acompañante post-parto, Facilitadora GALM, Mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *